Blog

La mujer y las franquicias

Mujer

Las mujeres empresarias, ya sean franquiciadas o franquiciadoras, nos demuestran día a día que son capaces de desarrollar con éxito proyectos empresariales en régimen de franquicia. Tienen una gran capacidad para visualizar la estructura en red, los distintos canales comerciales y la gestión integrada, y así lo hemos visto demostrado en el buen funcionamiento de sus negocios.

Uno de los principales retos que tiene una mujer en el entorno laboral, es poder ser capaz de desarrollar una carrera profesional exitosa y a la vez poder gestionar su vida personal. Muchas mujeres enfocan su carrera hacia un trabajo por cuenta ajena, mientras que otras optan por el autoempleo como una salida laboral más gratificante. De una forma u de otra, lamentablemente sigue encontrando dificultades ante el camino que le impiden crecer de la manera que espera.

Aunque cada vez es menor, sigue habiendo una situación discriminatoria del colectivo femenino en el mercado de trabajo, lo que dificulta poder compaginar la vida laboral y familiar. Es por ello por lo que muchas mujeres se plantean a lo largo de su carrera enfocarse hacia un proyecto empresarial individual e iniciar un trabajo en el que ellas sean las dueñas de sus tiempos. Mujeres que quieren integrarse, o reintegrarse en el mercado laboral con un gran compromiso hacia lo que hacen, gran capacidad de trabajo y ganas por crear empleo, sobre todo femenino.

Esta cuestión de si iniciar un negocio propio aparece muchas veces ante las responsabilidades de la creación de una nueva familia y las dificultades de reincorporación al mercado. Ser capaz de gestionar los tiempos de las responsabilidades familiares es un verdadero quebradero de cabeza para la mayoría de las mujeres. En este, o cualquier punto, seguramente la mayoría de mujeres se han planteado sacar su parte emprendedora e iniciar cualquier proyecto.

La idea es convincente, sin embargo el primer problema es como hacerlo, como dedicarle todo el tiempo necesario a un nuevo negocio y a la vez a la familia. Es aquí donde la idea de emprender es muchas veces desestimada por las complicaciones que puede tener y las cifras lo demuestran; la Tasa de Actividad Emprendedora femenina en España es del 44,9% frente al 55,1% de la masculina.

Es aquí donde la franquicia se presenta como una posible salida de emprendimiento femenino. Se trata de un sistema asociativo que permite emprender un modelo de negocio exitoso que ya ha sido probado y con el apoyo de un equipo profesional con experiencia. De esta manera la franquicia constituye una alternativa a tener un proyecto profesional propio con la posibilidad de conciliar los tiempos personales.

Las mujeres empresarias, ya sean franquiciadas o franquiciadoras, nos demuestran día a día que son capaces de desarrollar con éxito proyectos empresariales en régimen de franquicia. Tienen una gran capacidad para visualizar la estructura en red, los distintos canales comerciales y la gestión integrada, y así lo hemos visto demostrado en el buen funcionamiento de sus negocios.

La experiencia desde mundoFranquicia nos confirma que el perfil de la mujer empresaria no sólo encaja en proyectos empresariales franquiciados, sino que también puede suponer nuevos retos, nuevas ideas y nuevas formas de gestión tanto para las cadenas más veteranas como para aquellas que están a punto de nacer.

 

INFORME I Congreso de la Mujer. Empleo, Emprendimiento y Microempresas

 

Mariano Alonso

Socio Director General de mundoFranquicia
Artículo creado para el Congreso de la Mujer.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

La mujer y las franquicias