Blog

El efecto del Coronavirus en franquicias de restauración

Muchos profesionales de todos los sectores nos encontramos ante un escenario sin precedentes, al menos los de mi generación. A diferencia de otras “crisis” dónde de alguna manera si podíamos intuir cambios en el mercado y poder tomar medidas adaptando nuestros negocios a cada situación, en esta ocasión apenas hemos tenido tiempo de reacción.

Imaginaros, un franquiciado con unos costes de personal, local, producto, suministros, etc.. con una previsión de una facturación media, que de repente pase a facturar cero y tenga que seguir soportando toda su estructura. El tiempo, las ayudas que proponga el Gobierno y las soluciones que tomen las marcas, van a ser determinantes para que muchas de estas empresas sobrevivan o no.

En el sector de las franquicias, muchas marcas se han visto obligadas a tomar medidas drásticas para que sus franquiciados sufran lo menos posible esta situación, como por ejemplo la reducción o eliminación temporal de royalties, reducción de precios en sus productos, apoyo de diferentes departamentos como el jurídico, innovación o estratégico. Esta es una de las ventajas de pertenecer a una marca consolidada, a diferencia de alguien que inicia un negocio sin respaldo profesional y experiencia, un franquiciado va a estar siempre mucho más protegido.

Una de las claves para salir de esta situación va a ser la capacidad de reacción, “actualizarse o morir”, no se trata de decir adiós, sino de darle la bienvenida a nuevas ideas y formas de trabajar. A lo largo de la historia se han presentado muchos escenarios, que para unos ha sido el fin de una empresa y para otros una oportunidad de negocio.

Como el resto de los sectores, el inmobiliario seguramente se va a ver afectado, y aquí es donde las marcas van a tener oportunidades, tanto de ubicaciones como de rentas.

Vivimos a un ritmo frenético, la vida va muy deprisa en todos los aspectos, debido a los horarios y al ritmo de vida los consumidores estos buscan nuevas maneras de consumir, y no tengo ninguna duda, que después de este episodio habrá un antes y un después en muchos sectores.

Herramientas como las “apps” para potenciar las ventas han dejado de ser un mero complemento, en una era digital estas herramientas son imprescindibles, nos van a ayudar a fidelizar a los clientes y aumentar las ventas. El Delivery (servicios de entrega a domicilio) donde muchas marcas ya contaban con este servicio y venían haciendo buenos números, es una de las herramientas que va a ayudar al empresario notablemente a mejorar su facturación. Las Dark Kitchen (cocinas fantasma) un modelo de negocio con mucho potencial, a diferencia de un restaurante tradicional la inversión y el coste de estructura es mucho más reducido, muchas marcas ya lo contemplan para desahogar muchas cocinas de sus restaurantes en horas punta. El Take Awey (comida para llevar) cada vez más presente en el estilo de vida actual. Son formas muy interesantes de aumentar los servicios independientemente de la dimensión del local, permitiendo una mayor captación de público.

No encontramos en uno de esos momentos donde las marcas que sepan actuar y adaptarse a las circunstancias van a salir muy reforzadas.

Adrián Martínez,

Director Ejecutivo de la SGF6 de Alfa F

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

El efecto del Coronavirus en franquicias de restauración
5 (100%) 1 voto