Blog

Una imagen vale más que mil palabras

¿Te has preguntado por qué es tan importante cuidar la calidad de las fotos en franquicia? ¿Crees que los inversores solo se fijan en los números y los clientes en el producto? Ahí te equivocas. Todos tenemos una tendencia a considerar “cutre” una foto que vemos borrosa o pixelada. ¿Crees que Coca Cola subiría a sus redes una imagen de poca calidad? ¿Crees que grabaría sus anuncios sin usar trípode y con una mala calidad de audio?

El dicho “una imagen vale más que mil palabras” no puede ser más cierto hoy en día. Por ejemplo, lo primero que nos llama la atención en un folleto publicitario es la foto… Luego ya nos fijaremos en el texto que la acompaña. Pero si de primeras ya vemos que la foto es de mala calidad, nuestra percepción de la marca ya va a estar condicionada por eso y no la veremos con los mismos ojos.

No cuesta tanto publicar imágenes de cierta calidad. Si no sabes por dónde empezar, te recomiendo las siguientes claves:

  • Cuida la iluminación: Si vas a sacar una foto de tu equipo o de la firma de un contrato, intenta no ponerte a contraluz ni sacar la foto en una zona oscura o de poca luz. También debes evitar que se formen sombras pronunciadas en la pared.
  • Emplea logos vectorizados: La vectorización consiste en convertir imágenes que están formadas por píxeles en imágenes formadas por vectores. Esto se logra dibujando todos los contornos y rellenos de la imagen mediante curvas. Así, los logos obtenidos mediante la vectorización son imágenes de contornos perfectamente definidos, que pueden ampliarse o reducirse a cualquier tamaño sin que se modifique su alta calidad.
  • No todo vale: Si un cliente, un colaborador o un socio te envía una foto que debes publicar en redes sociales pero esa foto está borrosa u oscura… Intenta “arreglarla” antes de subirla. Por ejemplo, hay varios editores gratuitos que te permitirán corregir el desenfoque, iluminar la foto, disminuir las sombras, aumentar el contraste, etc.
  • Emplea un dispositivo que permita sacar fotos de calidad óptima: No hace falta que te compres una cámara réflex de mil euros, pero sí debes emplear un móvil o una cámara en condiciones.

Recuerda que no sólo está en juego la imagen de la propia marca, sino también su reputación. Si quieres que tu franquicia cuente con muchos inversores y clientes, no olvides prestar atención a estos sencillos detalles que muchas veces tendemos a descuidar.

 

Irene Crisóstomo

Ejecutiva de Comunicación

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

Una imagen vale más que mil palabras