Blog

Fuera de serie

Por Mariano Alonso

Socio Director General de mundoFranquicia.

 

Así de claro, si vamos a franquiciar, o nos diferenciamos o es mejor olvidar la idea. En franquicia hay que buscar la originalidad y la capacidad de generación de negocio. No se puede ser uno más de la serie y si no es posible conseguir esa distinción, nuestra ‘vulgaridad’, nos lo pondrá complicado cuando no imposible.

Un auténtico fuera de serie solo se llega a ser con mucho tiempo y más esfuerzo, con la experiencia que solo aporta la dedicación, la constancia, la paciencia y la tenacidad, después de haber cometido mil errores y aprendido de todos y cada uno de ellos para no repetirlos jamás, pero ante todo con esa claridad de ideas que encauzará los pasos de nuestro avance y con los que alargaremos poco a poco, cada vez más, la distancia con aquellos que vengan detrás.

He tenido el honor de conocer a un empresario que se define como un emprendedor de vocación tardía, pero que fue capaz de pensar ya en franquicia desde el mismo momento en el que, hace diez años, creó la que hoy es una reconocida empresa de éxito, única en su ámbito y con unas espectaculares perspectivas de crecimiento internacional. Fijados los fundamentos de negocio – me decía – es hora de crecer y de franquiciar lo que he hecho. Estrategia de negocio llevada a su máxima expresión. Y para transmitirme su visión empresarial, me contó la preciosa historia de un viejo caballo argentino cuya hazaña refleja a la perfección lo que debe ser la antesala de una gran franquicia. Todo un ejemplo de pundonor, de superación de etapas y de disposición para abordar la consecución de objetivos en el momento apropiado.

El 2 de noviembre de 2012 en Santa Anita, California, Calidoscopio hizo una carrera mítica. Con nueve años, una edad muy avanzada para un caballo de carreras, este veterano zaino doradillo se hizo con la victoria en una de las pruebas más exigentes de la hípica, la Breeders’ Cup Marathon G.2, reservada para caballos de 3 años y más edad, sobre la distancia de 2.800 m en pista de arena.

Calidoscopio fue criado en el Haras La Quebrada, adquirido por la caballeriza Doña Pancha y entrenado por Guillermo Frenkel Santillan. Después de una trayectoria de 40 actuaciones durante seis años y de aprenderlo absolutamente todo, a cómo ganar en una decena de pruebas, a cómo llevarse su primer clásico, a cómo competir en la arena, en hierba e incluso en la nieve, Calidoscopio estaba preparado. Consiguió clasificarse para su primera prueba internacional y supo aprovechar su veteranía y su excelente desempeño sobre la arena.

Aquella calurosa tarde en la costa oeste de Estados Unidos, Calidoscopio no podía contar debido a una lesión con Pablo Falero, su monta habitual, y se pensó en la pericia del norteamericano Aaron Gryder. Ambos jockeys, junto a Frenkel, hablaron durante días y prepararon con esmero la estrategia de carrera. A Calidoscopio había que retarle, llevarle al inicio muy alejado del grupo que formaban los otros trece competidores, que él no estuviera allí y los viera a distancia. Se trataba de motivarlo al tiempo que reservar al máximo sus fuerzas frente a caballos mucho más jóvenes y potentes y aprovechar en el tramo final su ya reconocida capacidad como fondista.

Tras el primer paso frente al disco nuestro caballo iba último a más de 100 m del resto y así continuó, desconectado, reservándose para los metros finales. En la tercera curva comenzó a ganar metros y estimulado por Gryder, el caballo aumentó su velocidad hasta situarse en cuarta posición. Faltando 200 para cruzar la línea de meta, Calidoscopio sacó todo lo que tenía dentro, lo que durante tantos años tanto había aprendido y pasó en tromba a comandar y a vencer la prueba sacando más de 4 cuerpos al segundo en uno de los mejores registros de la historia de la Marathon. En una expresión muy argentina, ‘el viejito ganó tocando pito y los dejó pagando’.

Así fue: https://www.youtube.com/watch?v=KhN9_80lJE0

 

Un año después, el 6 de julio de 2013, ya con 10 años, Calidoscopio lo volvió a hacer. En esa ocasión en la Brooklin Handicap G.2 2.400 m, en Belmont Park, Elmont, Nueva York. De estar último a 25 cuerpos, acabó haciéndose con la victoria y escribiendo una nueva página para la historia de las carreras de caballos. Todo un fuera de serie en las pistas.

Dispongámonos a dar la bienvenida a todo un fuera de serie en la franquicia española. Una franquicia que dará que hablar dentro y fuera de nuestras fronteras. Aquí, de momento, mi agradecimiento más sincero por esta enseñanza. No cabe duda de que la experiencia es un grado y que saber hacer se llama. Sobre cuando empezar a galopar… sencillamente cuando toque.

 

Nota: Un proyecto de franquicia debe buscar ante toda la rentabilidad de la empresa por la puesta en valor que generará su propio crecimiento. Quien apostó a ganador por Calidoscopio en aquella edición 2012 de la Breeders’ Cup, obtuvo una ganancia de 17,20 $ cada $ apostado.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

Fuera de serie
5 (100%) 5 votos