Actualidad

En tres años, la banca española prevé que el 10% de sus oficinas sea inteligente

El objetivo es que, en 2022, haya en torno a 1.300 oficinas de estas características repartidas por todo el país. El número de oficinas de la gran banca es de 13.274 y la gran banca española tiene planes para lograr que en torno al 10% de ellos se consoliden, transformando sus oficinas en espacios abiertos, con acceso a Internet, en los que se pone al cliente en el centro y se potencie la labor de asesoramiento del personal, para que dé al cliente un servicio a su medida frente a la prestación de servicios de las transacciones tradicionales.

LO QUE ESTÁ POR VENIR

Santander es, a día de hoy, la entidad que más sucursales inteligentes ha extendido con hasta 500 oficinas Smart Red por toda España. Además, el banco también cuenta con los Work Café, un modelo de grandes sucursales que comparte centros de trabajo, Internet, cafetería, espacios para reuniones o eventos y servicios de asesoramiento al cliente. El número de propuestas de este estilo alcanza la cifra de cinco, todos ellos en Madrid, aunque podría llegar a tener hasta cien en función de cómo funcionen.

Sabadell abrirá el año que viene su primera oficina premium en Madrid, que ocupará más de 700 metros cuadrados y tendrá dos plantas. Estas sucursales representativas o de cabecera serán más funcionales en atención al cliente, pero que seguirán pareciendo oficinas y por tanto no incluirán cafetería ni espacios de restauración. La entidad proyecta abrir 70 de estos espacios en dos años repartidos entre Madrid, Cataluña, el área de Levante, País Vasco, Galicia y Andalucía.

Por su parte, CaixaBank tiene en la actualidad 416 de estas nuevas oficinas, llamadas Store, que se caracterizan porque son más tecnológicas, personales y cercanas. El objetivo de la entidad de origen catalán es abrir otras 60 sucursales Store más el año que viene.

El nuevo modelo de sucursales de BBVA se basa en megaoficinas, espacios de más de 1.000 metros cuadrados con más recursos especializados y un equipo completo de gestores que comparten espacio de trabajo para dar atención a los clientes de banca privada, personal y pymes. El banco prevé contar con 60 de estos espacios a cierre de este años.

Otra de las entidades bancarias que también apuestan fuerte por el cambio es Bankia, que se unió el pasado octubre a la moda de las megaoficinas o flagship, que se caracterizan por sus amplias dimensiones -más de 500 metros cuadrados- y por estar ubicadas en puntos estratégicos -zonas céntricas de las ciudades o en lugares meticulosamente estudiados por afluencia de clientes-, además de por la utilización de tecnología avanzada para la atención a los usuarios. La entidad abrió el mes pasado la primera sucursal de estas características en plena milla de oro de Madrid, en la calle Serrano y prevé alcanzar las 50 en los próximos tres años.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

En tres años, la banca española prevé que el 10% de sus oficinas sea inteligente