Noticias sobre franquicias

Rhodani inicia expansión

La franquicia española acaba de estrenar un nuevo sector: el de las tiendas especializadas en pesca deportiva. La empresa asturiana Rhodani, que atesora una década de experiencia en este sector y ha alcanzado un importante reconocimiento entre los aficionados a la pesca, es la primera tienda especializada en productos para la pesca deportiva en agua dulce y salada que inicia su expansión como franquicia en España.

Rhodani empezó su crecimiento bajo esta fórmula de negocio hace pocos meses y ya cuenta con sus dos primeras franquicias, localizadas en Burgos y Valladolid, que se unen a la tienda propia que funciona en Gijón. Para explicar la rápida expansión de la firma y la buena trayectoria de sus establecimientos, Raúl Soria, gerente de Rhodani, apunta dos valores principales: “Rhodani triunfa porque ofrece un trato personal y especializado al cliente y porque cuenta con el surtido más amplio del mercado. Si un aficionado a la pesca no encuentra un artículo en nuestra tienda, difícilmente lo va a encontrar en todo el territorio nacional”.

Los objetivos iniciales de expansión se dirigen a las principales ciudades de las costas españolas. El concepto de franquicia de Rhodani está pensado para obtener rentabilidad en poblaciones con al menos 100.000 habitantes, aunque también se puede adaptar a localidades más modestas y de interior en las que exista tradición de pesca deportiva. En estos casos, el concepto propuesto es el de una tienda de 50 metros cuadrados, con un surtido muy amplio en cuanto a gama, pero con un número menor de unidades por referencia.

Rhodani inaugura el sector de la pesca deportiva en franquicia con una idea muy clara: es un negocio hecho a medida de los pescadores. Aunque no es necesario que el franquiciado domine todas las modalidades de pesca deportiva, porque la central ofrece asesoramiento continuo y cursos de aprendizaje, “sí es recomendable conocer el producto y las características de la pesca en la zona donde se sitúa la franquicia, para asesorar perfectamente al cliente”, explica Raúl Soria.

La clave: conseguir un catálogo amplio
Para cualquier tienda de pesca deportiva, es muy difícil conseguir un catálogo de productos que cubra todas las modalidades y satisfaga a cualquier pescador. El propio Raúl Soria, aficionado a esta práctica, decidió fundar Rhodani para cubrir la demanda de los pescadores españoles que tenían que pedir en el extranjero los productos que no encontraban en las tiendas de nuestro país.

El amplio abanico de productos que ofrece Rhodani es una de sus ventajas competitivas más claras. El franquiciado de Rhodani se beneficia de la diversidad de productos a los que puede acceder la empresa –difícil de encontrar en cualquier tienda de pesca deportiva- y de los precios ventajosos que consigue la central que, gracias a sus diez años de experiencia en el sector, posee un importante margen de negociación con los proveedores más destacados. El almacén central suministra a los franquiciados pedidos a medida, sin necesidad de cantidades mínimas, resolviendo así uno de los grandes problemas de las tiendas de pesca tradicionales.

Además, Rhodani es una de las firmas líderes en la venta por catálogo, con más de 12.000 ejemplares distribuidos anualmente, y a través de su página web, www.rhodani.com , uno de las más visitadas por los pescadores españoles.

Por otra parte, la empresa comercializa una marca propia, Baetis, caracterizada por un precio económico en materiales de alta calidad. Estos productos, algunos de montaje y fabricación propia, aportan al franquiciado un mayor margen comercial, precios finales más competitivos y un servicio rápido desde el almacén central.

Dos modelos de franquicia
Rhodani ofrece dos tipos de franquicia para adaptarse a las distintas localidades en que puede funcionar una tienda de pesca deportiva. El primer modelo se dirige a núcleos de población de 100.000 o más habitantes y está basado en un local mínimo de 70 metros cuadrados situado una ubicación que no tiene por qué ser de primera línea comercial, aunque es recomendable que ofrezca facilidades de aparcamiento. La inversión inicial aproximada es de 90.000 euros (incluido ya un canon de entrada de 18.000 euros). Ahora bien, casi el 50% de esta inversión (40.000 euros) se dedica a la compra del stock inicial. El resto se destina a la adecuación del local de negocio y a la adquisición del mobiliario.

Para poblaciones más pequeñas, se propone un modelo de tienda de 50 metros cuadrados, con una inversión aproximada de 42.000 euros, incluyendo una canon de 9.000 €.

 

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo