Noticias sobre franquicias

Pymes y autónomos negocian con Hacienda un código de buenas prácticas

“No podemos quedarnos en las grandes y tenemos que ir más abajo. Estamos analizando con las asociaciones de autónomos y Cepyme la posibilidad de contar de códigos de buenas prácticas de pymes y autónomos”. Así de contundente se mostró ayer el director general de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón durante el Congreso de ‘Compliance y Buenas Prácticas Tributarias’ celebrada en el Col.legi d’Advocats de Barcelona organizado por Lefebvre y que hoy recoge El Periódico de Cataluña.

La posibilidad de elaborar un código de buenas prácticas tributarias para pymes y autónomos es ya una realidad. De hecho, Hacienda cuenta ya con un borrador de plan estratégico, congelado a la espera de las elecciones que se celebraron el pasado domingo, que se basa en fomentar el cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias. Dentro de este plan se incluye facilitar los datos fiscales de las empresas que tributan por el impuesto de sociedades, al igual que se hace con los contribuyentes del impuesto de la renta (IRPF).

INMINENTE

La iniciativa se llevará a cabo a partir del año que viene y entre los datos que se facilitarán están los créditos fiscales, retenciones, pagos fraccionados, cuentas y demás informaciones. Con esta medida se abrirá “un canal de comunicación no estresante con el contribuyente, que no será unidireccional”, ha dicho Gascón.

La manera de actuar se fundamentará en compartir información y no solo en la fase de comprobación una vez presentadas las declaraciones, sino antes. Hacienda también trabaja en “asistentes virtuales” para cumplimiento con el IVA. La idea es que mediante esta “inteligencia artificial de baja intensidad” los dos millones de contribuyentes que visitan las oficinas tributarias para pedir datos censales no tengan que hacerlo, según el director general de la Agencia Tributaria. En un futuro a medio plazo, se podrá avisar a las empresas unos días antes de tener que presentar la declaración para que no les venza el plazo.

Como elemento añadido, se ofrecerá a determinados contribuyentes un borrador de declaración del IVA, como el que se realiza del IRPF.

RELACIONES NUEVAS

El trasfondo de esta nueva concepción contempla un marco nuevo de colaboración entre Hacienda y los contribuyentes en aras a reducir la litigiosidad.  “Ya no se trata de hacer frente a una factura elevada por una regularización tributaria sino que asociar a una empresa con mal cumplimiento tributario no es positivo en términos de mercado”- mantiene Gascón.

Hacienda pretende centralizar los esfuerzos en el cumplimiento voluntario de las obligaciones fiscales y se ha comprometido a contar con una administración “más transparente”, que publique todos sus criterios. De esta forma, las empresas los conocerán y podrán decidir segurilos o discrepar “o incluso asumir el coste de una regularización”.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo