Noticias sobre franquicias

Inicio de trámites de La Antigua Churrería con inversores chinos para expandirse como franquicia

En 1913 Don Julio Quiroga, marcó el inicio de un oficio que se convertiría en tradición familiar que pasaría de padres a hijos, al montar una churrería en el madrileño Puente de Ventas. Los secretos que se han transmitido desde su bisabuelo, hasta su padre, y todas las vivencias que él mismo ha pasado, son incorporadas al saber hacer de La Antigua Churrería, y recaen a día de hoy en Julio, que representa la cuarta generación de churreros de la dinastía Quiroga.

El tiempo no pasa en La Antigua Churrería, la harina es de trigo, el aceite de oliva, las cumbreras de acero y las manos expertas del maestro churrero son las mismas, elaborando el producto con el mismo cariño, con la misma dedicación.

Según ha informado la propia marca en una nota de prensa, esta organización de capital español, ha iniciado “conversaciones” con un fondo de inversión chino para impulsar su expansión por aeropuertos y estaciones de tren el gigante asiático.

Las conversaciones iniciadas apuntan a que el modelo de negocio que seguirá la churrería de cara al futuro será el de régimen de franquicia y que la expansión comenzaría por Shanghái, ha precisado esta compañía.

Según fuentes, además del fondo de inversión chino, también se ha interesado por el proyecto un grupo mexicano, que han indicado que esta compañía ofrece a sus franquiciados una media de beneficio anual del 15 % neto.

Hasta la fecha, más del 30 % de la facturación de La Antigua Churrería proviene del envío de churros, porras y chocolate caliente en domicilios o en despachos, pedidos que llegan a su destino en menos de una hora.

De cara a los próximos meses, La Antigua Churreria ha previsto la apertura de ocho locales en España bajo un plan de inversión de 750.000 euros de capital español, según las fuentes.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo