Noticias sobre franquicias

Delivery y take away supondrán un 22% del negocio de las marcas en 2021

Según el III Anuario de la Restauración de Marca elaborado por Marcas de Restauración, The NPD Group y KPMG, la crisis actual ha frenado el potente crecimiento que la restauración de marca venía experimentando en nuestro país en los últimos cinco años. De hecho, esta crisis ha provocado al conjunto del sector la pérdida de 7.000 millones de euros de ventas sólo entre el 15 de marzo y el 30 de junio de 2020, comparado con el mismo periodo del año pasado.

Entre enero y junio de 2020, el número de visitas en el mercado español de foodservice se ha contraído en un 43,1%. Además, la crisis también ha condicionado la estructura del sector. La restauración organizada está soportando algo mejor la crisis por sus características y estructura y ya suma el 28,9% de las visitas totales de la restauración comercial (bares, cafeterías y restaurantes). De hecho, gozaba de buena salud en 2019 con un crecimiento de la facturación del 8% y un aumento tanto de visitas como de ticket medio, tendencia muy positiva que se ha visto frenada este año.

“La restauración de marca ha reforzado su posición en la industria no solo durante el parón de mediados de marzo a abril, sino también al reiniciarse la actividad. En medio de esta nueva situación, los operadores organizados han mostrado su capacidad de adaptarse al nuevo contexto, agilizando procesos, flexibilizando sus negocios y acelerando la integración de las nuevas tecnologías”, destaca Javier García Maestre, consultor experto en restauración de The NPD Group.

En palabras de Carlos Pérez Tenorio, presidente de Marcas de Restauración: “las administraciones han impuesto restricciones a nuestra actividad sin un plan que ayude a compensar los daños”. Además, añade que “para reducir el impacto es necesario un modelo de ERTES que garantice flexibilidad, medidas temporales de alivio fiscal como la reducción del IVA y la regulación de los alquileres”.

Por su parte, Enrique Porta, socio responsable de Consumo y Distribución de KPMG en España, señala que “el cliente es ahora más digital, hogareño, selectivo y restrictivo en el gasto; se siente más vulnerable y está más preocupado por su salud; tiene mayor preferencia por lo local y es más exigente con las marcas en su transparencia y compromiso con la sostenibilidad y su impacto social”.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo