Actualidad

El coste añadido que suponen las devoluciones para el comercio

Un interesantísimo informe elaborado por El País concluye que las devoluciones se han convertido en un hábito muy extendido dentro del proceso de compra. Retornar un producto se ha convertido en la nueva normalidad del comercio electrónico, un medio para convencer y fidelizar al comprador casi ya tan importante como el precio o la rapidez en la entrega. No obstante, también supone un coste añadido para el vendedor y, en determinados productos, como la ropa, nada desdeñable, con lo que los márgenes se resienten. Minoristas y empresas de transporte tratan de afinar al máximo sus procesos para que la ecuación no les salga negativa.

FENÓMENO CRECIENTE

El diario El País recoge datos de la consultora KPMG, que señala que alrededor de un 25% de los productos o servicios comprados online se devuelven (lo que incluye, por ejemplo, reservas de hotel o avión), porcentaje que se eleva a más del 30% si se trata de ropa. Según el Barómetro del Comprador Online de DPD, la multinacional a la que pertenece Seur, la moda registra la mayor tasa de devoluciones, con un 26%, por delante de la electrónica (15%) y el deporte y el calzado (12%). UNO Logística, la patronal de las empresas de transporte y logística, calcula un 15% para la moda, un 30% para el calzado y un 8% para los productos tecnológicos. Jorge Moré, de Perfume’s Club, una de las mayores perfumerías online españolas, señala que en su caso solo llegan al 0,3%, en línea con su sector.

Todas las fuentes consultadas por el País coinciden en que la ropa es la que acumula la mayor tasa de devoluciones. El grupo de Cortefiel, admite un 24% de devoluciones, señalando que es uno de los más bajos de un sector en el que, afirma, no son raras tasas por encima del 40%. Decathlon reconoce un 3%, aludiendo a su “amplia red de tiendas”, es decir, no incluye las devoluciones que se efectúan en tienda.

PORCENTAJES

Luis Pérez, director general de PcComponentes, el Amazon murciano de la tecnología, afirma que su tasa de devoluciones está en el 2,1%, un poco más en picos comerciales como Black Friday o Navidad. Teniendo en cuenta que el año pasado realizó 1,5 millones de envíos, son 31.500.

hacerse cargo de los productos devueltos le supone “un trastorno” que además, le resta un 0,2% de su facturación. Tiene suerte. Según un estudio de la consultora inmobiliaria CBRE, los minoristas pierden hasta un 4,4% de sus ventas por los productos devueltos. Es más o menos el mismo porcentaje que maneja Enrique Porta, socio responsable de Retail y Consumo de KPMG. En ese porcentaje, explica el experto, se incluye no solo el coste de traer de vuelta un objeto, sino el de no tenerlo temporalmente en stock, (si es que puede venderse otra vez como nuevo); el de reacondicionarlo para venderlo otra vez (rebajado) si ha sido usado; el de desecharlo si se da el caso y, para cualquiera de estas actividades, el de almacenarlo. El informe de CBRE afirma que, en los próximos años, “del total de superficie contratada vinculada al e-commerce, entre un 15 y un 20% corresponderá a espacio relacionado con la logística inversa”.

Enrique Porta, explica que un comercio online puede dedicar al camino de vuelta entre un 10% y un 30% de su presupuesto logístico, que a su vez, según Francisco Aranda, presidente de UNO Logística, ronda el 6,5% de las ventas.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

El coste añadido que suponen las devoluciones para el comercio