Noticias sobre franquicias

Innovación: elemento clave en franquicia

En el momento de escoger, una marca, los clientes valoran que esté siempre a la última debido a la propia demanda que generan al reclamar siempre productos nuevos.

Nuestro mundo es un mundo en continua evolución, y en franquicias no iba a ser menos. Es por ello por lo que a pesar de que la marca funcione y ya esté asentada en el mercado, es clave identificar las nuevas necesidades que demanda la sociedad y cubrirlas con la creación de nuevas ideas.

Y es que, si por algo se caracteriza el modelo de franquicia es por la innovación, ya que nace precisamente de una idea innovadora, que es exitosa y que da pie a que otros la sigan. A pesar de que apostar por cadenas emergentes entraña un mayor riesgo, los primeros franquiciados se benefician de condiciones ventajosas como un canon de entrada inferior o un contrato de mayor duración de lo habitual.

Está claro por tanto que la innovación está latente desde su nacimiento. Una vez creadas y tras su consolidación en el mercado, la innovación debe mantenerse constante, estando siempre pendiente de las nuevas tendencias y evolucionar, adaptándose a las necesidades actuales del público.

La innovación se puede afrontar a través de los productos o servicios, en el proceso productivo o en la organización. Para ello, hay que identificar las necesidades del mercado, generar ideas, testarlas, materializarlas en proyecto. Eso sí, es importante hacer un análisis previo e investigar todo lo posible antes de ponerla en marcha. Hay que recordar que tan importante es la idea como saber comunicarla de forma adecuada.

Pero, si este modelo de autoempleo limita en algunos aspectos la capacidad de tomar decisiones dentro del propio negocio porque vienen determinados por la central, ¿cuál es el papel del afiliado? Aunque las franquicias dan menor libertad para el emprendedor, el asociado puede proponer cambios y mejoras. Los franquiciados son quienes viven el comportamiento del mercado y quienes conocen mejor las necesidades de los clientes, por ello deben colaborar de manera directa con la marca a la hora innovar, la cual debe estar abierta a propuestas que enriquezcan toda la red. De hecho, una buena franquicia es aquella que incentiva a los afiliados a desarrollar nuevos productos, servicios… Lo que no se puede hacer es tomar decisiones sin consultar al franquiciador, ya que estos deben ir de la mano, obteniendo mayores beneficios en conjunto. Además, esto crea un vínculo estrecho en las relaciones de confianza entre ambas partes.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo