Blog

Información Financiera de la Franquicia – Parte IV

Gonzalo Burgos, Director de Formación y del Master en Dirección y Gestión de Franquicias de mundoFranquicia

Vamos a hablar sobre un plan de viabilidad de negocio, pero, ¿Qué entendemos por un CORRECTO plan de viabilidad?

El origen etimológico de la palabra viabilidad procede del francés viable, que a su vez se compone de dos vocablos latinos: vita, que puede traducirse como “vida”, y el sufijo bilis, que es equivalente a “posibilidad”, es decir “posibilidad de vida”. El plan de viabilidad es el estudio de la “posibilidad de vida” que tiene un negocio.

 

Un correcto plan de viabilidad es aquel que está basado en datos ciertos y aquí radica precisamente su dificultad, en la certeza de que los datos se aproximen lo más posible a lo que sucederá en la vida real del negocio.

El plan económico-financiero es la parte más importante del plan de desarrollo empresarial. En este estudio económico-financiero se tendrán en cuenta documentos tan importantes como el plan de inversiones, las fuentes externas o internas de financiación, estrategia de ventas, perfil de nuestros posibles clientes y, cuantos documentos e informaciones afecten a los costes de la empresa.

La correcta determinación de la viabilidad técnica, financiera y económica de un proyecto se encuentra entre los objetivos fundamentales del PLAN DE VIABILIDAD DE LA EMPRESA.

En suma, un PLAN DE VIABILIDAD DE EMPRESA es un  estudio que intenta predecir el eventual éxito o fracaso de un proyecto. Para lograr esto, parte de datos empíricos (que pueden ser contrastados) a los que puede acceder a través de diversos tipos de investigaciones, encuestas, estadísticas o, lo que sería más importante, la experiencia sobre ese negocio. La franquicia tiene multitud de datos de su propio negocio.

 

Puede hablarse de VIABILIDAD TÉCNICA y VIABILIDAD ECONÓMICA.

La determinación de la VIABILIDAD TÉCNICA de un proyecto consiste en demostrar operativamente que se puede hacer lo que se quiere hacer y que, además, todo lo diseñado y pensado funciona. En este sentido se deberá dedicar un esfuerzo específico en demostrar que el nuevo diseño de negocio, el nuevo producto, servicio o tecnología puesto a la venta, el nuevo procedimiento de fabricación o de comercialización, etc., es susceptible de ser realizado como se ha estudiado y que los costes que le afectarán y que hemos estudiado, son correctos.

La VIABILIDAD ECONÓMICA, en cambio, se relaciona con los recursos financieros existentes para poner en marcha un proyecto y con las ganancias, que eventualmente se esperan obtener, contemplar la posibilidad que nos permitiría apalancar la inversión con capital externo.

 

No se puede poner en duda el enorme valor que aporta la franquicia en esta materia.

Mismo producto, idénticos proveedores, exacto perfil de sus consumidores en todas sus implantaciones, mismo procedimiento de fabricación, idéntico sistema operativo, exacta réplica de comercialización… la capacidad de ser transferibles los datos de una explotación a otra hace que este sistema sea único en fiabilidad de aporte de datos.

Estas características hacen que toda la información suministrada por una Central Franquiciadora a su nuevo franquiciado no sea una aventura empresarial ni sus datos un futurible optimista de lo que pudiera pasar en su pretendida tienda. No, no es imaginación, no es una especulación comercial, es la realidad de lo que pasa en el mercado. Es convertir en dato la realidad del mercado que se va a encontrar el nuevo franquiciado en su explotación. Todo esto tiene un valor muy especial ya que introduce dentro de su plan de viabilidad, su cuenta de explotación REAL, con los costes REALES que tendrá en materia prima, en personal, en suministros, en energía, etc. etc.

Dentro de un PLAN DE VIABILIDAD existen dos datos fundamentales que afectan extraordinariamente a la credibilidad de los resultados del plan, si bien los costes de arrendamiento, energía, mano de obra, seguros, mantenimiento y limpieza se podrán calcular con bastante exactitud una vez conocidas las características del local elegido para el negocio, los datos correspondientes al coste de materia prima y las ventas qué el propio negocio genere, serán fundamentales porque en ellos descansa y se sustentan los resultados del plan de viabilidad.

Los estados financieros son la base de la prosperidad y la permanencia en el mercado de las empresas. El rigor en el seguimiento presupuestario de un negocio será determinante a la hora de conseguir mantenerse en el mercado con lo que son y lo que venden.

 

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

Información Financiera de la Franquicia – Parte IV