Blog

Consejos para entrenar el cerebro del emprendedor

Vicky Lahiguera, Neurocoach y Trainer

La investigación ha demostrado que los cerebros de los empresarios están conectados de manera diferente que los de los no empresarios

Desde los últimos 20 años, se sabe más sobre el cerebro que en todo el curso de la historia humana. Los investigadores buscan saber cómo aplicar la neurociencia, la ciencia que estudia el funcionamiento del cerebro, tanto a las personas como a las organizaciones para así mejorar su desarrollo.

De este modo la neurociencia también se ha encargado de investigar cómo funciona el cerebro de un emprendedor empresarial.

La investigación ha demostrado que los cerebros de los empresarios están conectados de manera diferente que los de los no empresarios, ya que tienden a ser más rápidos para responder a los problemas y menos inhibido. Es decir, los emprendedores afrontan un problema o una oportunidad de una forma más rápida – y luego, ya una vez después de afrontarlo, se vuelven más reflexivos sobre las implicaciones del mismo.
Otros estudios han encontrado que cuando los empresarios realizaban tareas exploratorias, usaban tanto el lado izquierdo como el derecho de su corteza prefrontal en oposición a los gerentes que tienden a usar principalmente el lado izquierdo.

La corteza prefrontal se asocia con las funciones ejecutivas de una persona. La mitad derecha está asociada con habilidades expresivas y creativas; El lado izquierdo, con el comportamiento cognitivo complejo, la toma de decisiones y la resolución de problemas.

Entre las tareas de exploración está la de buscar nuevas formas de conseguir un objetivo determinado en lugar de centrarse sólo en las prácticas actuales. Este tipo de toma de decisiones – que se basa en la innovación y la experimentación – son muy propias de los empresarios.

Al usa ambos lados de su corteza prefrontal, los empresarios tienden a usar todas sus funciones ejecutivas mientras que los gerentes tienden a estar más centrados en el pensamiento crítico.

Gracias a la neuroplasticidad del cerebro, la capacidad del cerebro a establecer nuevas conexiones nerviosas a lo largo de toda nuestra la vida en base a la información que vamos obteniendo, los estímulos sensoriales y nuestro desarrollo, podemos usar nuestra mente para mejorar las funciones de nuestro cerebro.

De esta forma a continuación se presentan unas primeras actividades que van a permitir al empresario desarrollar algunas de sus cualidades características como:

Su atención dinámica:

Lanzar un negocio propio requiere tener una gran capacidad de disciplina así como una visión más amplia del entorno. Para lo que es necesario aprender a enfocar la atención como una linterna – con diferentes grados de intensidad y direcciones.

Para conseguirlo es necesario:

  • Una buena nutrición
  • Buen sueño reparador
  • A lo largo de la jornada laboral tomar ciertos tiempos de descanso mental.
  • Crear tanto en el trabajo como en casa zonas sin nada de tecnología

Su capacidad personal del emprendedor:

El empresario tiene que aportar a su empresa todas sus aptitudes y recursos internos para así mejorar el rendimiento, la resistencia y la innovación.
Tiene que desarrollar la agilidad, energía y percepción necesaria para enfrentar los desafíos, aprender a gestionar sus emociones, y estar conectado a su objetivo y pasión.

Para ello:

  • Reflexionar sobre el significado y el propósito de su trabajo
  • Prestar atención para saber qué es lo que le da energía y qué se la quita.
  • Tomarse los posibles errores con buen humor y auto compasión
  • Valorar sus emociones como una información útil para poder gestionarlas adecuadamente.

Como todo desarrollo personal y profesional conlleva una serie de cambios en nuestro cerebro, aumentando considerablemente su consumo de energía, cuando lo que realmente nuestro cerebro busca es usar la menor energía posible, hasta que estas nuevas actividades propuestas no se conviertan en un hábito, aproximadamente entre 21 y 33 días seguidos haciéndolas, ahora es recomendable no avanzar con más pero sí más adelante en otro post.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

Consejos para entrenar el cerebro del emprendedor