Blog

Inversión en outsourcing

La inversión al externalizar o outsourcing es sin duda la mejor estrategia a seguir en el régimen de franquicia para garantizar una estructura firme

La expansión en franquicia no es posible sin una organización que sustente la cadena y haga posible la observación de los múltiples compromisos que asumirás como empresario franquiciador. El proyecto de franquicia debe ir más allá de los documentos que lo identifican y formalizan y tendrás que adoptar las medidas oportunas para dotar a la empresa de la estructura con la que puedas garantizar el cumplimiento de tus obligaciones formativas y asistenciales.

Al igual que no podrás cumplir tu obligación de ceder el derecho de uso de la marca sin disponer de antemano de los correspondientes derechos de propiedad industrial, o que no podrás transmitir conocimientos técnicos si no dispones de estos a partir de una experimentación suficiente de la actividad, prestar una asistencia técnica y comercial continua no te resultará posible sin esa organización completa y multidisciplinar que debe ser toda central de franquicias. La configuración de este sistema organizativo central será uno de los apartados del proyecto de franquicia al que tendrás que prestar la mayor atención.

No pienses que serán pocas las obligaciones que asumes con el otorgamiento de un contrato de franquicia. Reiterar tu experiencia empresarial de éxito y conseguir mantener una red cada vez mayor de negocios gestionados por empresarios independientes y ubicados entornos dispares de mercado, no será algo que puedas hacer sin contar con una estructura profesional especializada en diversas materias.

La forma en la que la central de franquicias se organice, variará mucho de unas empresas a otras. Una gran empresa dispondrá de una amplia estructura departamental que podrá emplearse para afrontar buena parte de los cometidos que la requiere. Sin embargo, en el caso de una pequeña empresa, esta tendrá que acudir en mayor medida a la contratación de estructuras externas para dar cumplimiento a su parte del contrato. En todo caso, lo verdaderamente importante será garantizar, sin reservas, la observación de las funciones franquiciadoras y que tus franquiciados se vean en todo momento arropados de manera eficaz en su gestión.

Así, sobre la base de estas consideraciones, ten muy presente algo importante a la hora de seleccionar tus consultores: opta por una empresa que no solo pueda hacerte el proyecto, sino que disponga de una estructura lo suficientemente amplia y preparada como para ejercer en su práctica totalidad las funciones de un departamento de franquicias externo. No necesitarás solo buenos consejos. Precisas de un amplio equipo profesional que pueda aportarte especialistas en desarrollo estratégico, marketing y comunicación, soporte legal, finanzas, adecuación de espacios comerciales, nuevas tecnologías, formación y estudios de mercado, que disponga de medios divulgativos y de una estructura con suficiente dispersión geográfica, nacional e internacional.

Cierto es que podrás optar por una selección directa de todos y cada uno de los profesionales que precisará tu organización, pero también lo es que con una única contratación profesional puedes conseguir la estructura que necesitas para dar cobertura a la inmensa mayoría de tus responsabilidades. Es la diferencia entre contar con un buen consultor o con una amplia estructura consultiva y ejecutiva, con vocación de congestión integral de la franquicia. Tú decides.

“Otras 50 claves para franquiciar” Mariano Alonso, Director General.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

Inversión en outsourcing
4.3 (86%) 90 votos