Blog

En ocasiones… veo franquiciados

Mariano Alonso, Socio Director General de mundoFranquicia

Si de vez en cuando ves franquiciados… no te inquietes. Querrá decir que pasa por la mente de muchas personas la idea de hacer lo mismo que tú.

Aparecen, sí. Ya lo creo que aparecen. Cuando menos te lo esperas, te los encuentras ahí delante. Pero no los encontrará cualquiera y en cualquier lugar. Suelen merodear en torno a negocios atractivos, diferentes, innovadores y, si el tuyo lo es, solo tú, como empresario de éxito, serás capaz de verlos. Nadie más. Te lo puedo asegurar.

Se ven especialmente atraídos por un producto de calidad, por un ajuste perfecto de la oferta comercial a sus gustos y necesidades, por una continua aglomeración de clientes, una imagen e instalaciones impactantes y las buenas recomendaciones del público en general… Les encanta el modelo y no se conforman ya con consumir sus productos o contratar sus servicios. Quieren el punto de venta entero. Lo quieren para ellos. Para hacer también suyo tu éxito. Quieren integrarse en tu negocio y formar parte de él. Y lo quieren sin importarles muchas veces lo que cueste y les suponga.

Se trata por lo general de tus clientes, de tus mejores clientes. De personas familiarizadas ya con tu marca y lo que representa. Que conocen bien lo que les ofreces y con los que aciertas de pleno. Clientes que repiten y repiten, que hablarán siempre bien de tu marca e ilusionarán con ella y su experiencia a quienes se les ponga por delante y a la mínima de cambio. Son clientes muy especiales, claramente diferentes, que sienten la marca aún sin formar todavía parte de ella. Son los mejores prescriptores de tu producto y de tu gestión. Con un marcado espíritu emprendedor y con capacidad de inversión, que se interesan ante todo por lo que haces, por cómo lo haces y lo que has conseguido. Fieles a tu marca, habituales consumidores o usuarios, que piensan, yo diría que saben, que, como ellos, hay muchas otras personas que estarían dispuestas a entrar en tu establecimiento para comprar lo que les ofrezcas. Individuos que ven más allá de las bondades de un producto y que piensan en términos de rentabilidad de un negocio en sus propias manos. Convicción a flor de piel.

¿Has pensado acaso que en ellos puedes tener algo tan impensable en un inicio como es una proyección de tu propia empresa? ¿No? Pues es así. Ni lo dudes. Ningún empresario se hace franquiciado de otro sin antes conocer bien la propuesta comercial de este último e identificarse plenamente con ella, sin analizar el efecto que pueda tener en el mercado y vislumbrar la reacción de éste ante semejante oferta. Y si alguna vez has pensado en franquicia, o empiezas a hacerlo a partir de estas muestras de interés, ten muy en cuenta que es en el propio establecimiento que regentas donde encontrarás la principal y más rentable acción de expansión que podrás acometer cuando te decidas a dar el paso.

Pero mucho cuidado. No te dejes llevar por una visión y asegúrate antes de encontrarte ante una opción tan viable y real como lo es hoy el resultado de tu negocio. Es muy posible que todo no quede más que en algo efímero o que una ambición manifiesta no se ajuste a lo que creas que necesitas. En todo caso, sea factible o no, lo único que debes ver en ese acercamiento, y has de ser muy consciente de ello, es simplemente una buena señal, la constatación de que has hecho las cosas bien y conseguido lo primero y más importante para poder franquiciarte: tu negocio es todo un acierto. Nada más. Y nada menos.

Es en ese momento, cuando la proliferación de peticiones se convierte en algo habitual en tu día a día, cuando tendrás que tomar una de las decisiones más importantes a la que podrás enfrentarte como empresario: franquiciar o no. O crecer apoyándote en terceros, o no hacerlo. Y, si como te aconsejaría que hicieras, decides afrontar el reto, disponte a prepararte como debes, a hacer un gran proyecto de franquicia y a hacerlo realidad con rigor, prudencia y los pies en el suelo.

En general, como consultores de franquicia, prestamos especial atención a aquellos negocios cuyos empresarios se interesan por su desarrollo en franquicia a partir de las solicitudes continuas que reciben. Es frecuente encontrar empresarios que piensan en franquicia a partir de las muchas iniciativas que les muestran personas interesadas en una explotación idéntica a la que ya realizan. De hecho es una pregunta que hacemos siempre y cuya respuesta afirmativa valoramos extraordinariamente, en tanto nos indica que estamos ante un modelo que despierta el interés de numerosos emprendedores al toparse éstos con un negocio que se ajusta bien a lo que buscan. Todo un indicador que nunca podemos menospreciar.

Por tanto, si de vez en cuando ves franquiciados… no te inquietes. Es que algo bueno pasa. Querrá decir que pasa por la mente de muchas personas la idea de hacer lo mismo que tú. Exactamente lo mismo que haces tú y no de otra forma. Te quieren imitar, confían en ti y y reiterar tu éxito ¿Y te vas a perder eso? ¿No vas a aprovechar lo que muchos empresarios jamás llegan a conseguir ni aún pretendiéndolo? ¿Sí? Pues lástima. Y paciencia porque vas a seguir teniendo una y otra vez la misma visión. Los seguirás viendo a cada momento. Aunque no quieras. Y la culpa no serás más que tuya por haber acertado a la hora de crear, poner en marcha y desarrollar un negocio que gusta, por darle al mercado lo que necesita y hacerte un hueco en él, difícil de imitar si no es de tu propia mano y con tu propia ayuda.

Y es que no franquicia quien quiere, sino quien puede. Y si tu puedes, y estos franquiciados que te lo piden así te lo vienen a dejar un poco más claro, yo que tú me lo pensaba. Como hacerlo… es ya otra cosa.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

En ocasiones… veo franquiciados
5 (100%) 1 voto