Blog

Aspectos demográficos a la hora de elegir una franquicia

Saúl Martín, Consultor Ejecutivo mundoFranquicia

Cuando buscas una franquicia tienes que analizar tu zona de influencia, la zona en la que vas a emprender, y después ver qué sector funcionaría en ese área.

Cuando un interesado se dispone a invertir en una franquicia siempre tiende a fijarse en el modelo de negocio que le gusta, la rentabilidad esperada, la inversión requerida, el personal indispensable, etc., pero siempre suele olvidarse de un factor crítico de un negocio, EL ENTORNO.

Una franquicia se tiene que plantear de una manera diferente a la que nos solemos imaginar. No consiste en ir a un buscador de franquicias y ver multitud de franquicias de diferentes sectores hasta ver una que te guste, sino que hay que analizar tu zona de influencia, la zona en la que vas a emprender, y después de analizar eso puedes ver qué sectores funcionarían en esa región.

Cuando hablamos del análisis demográfico nos referimos al estudio de la población en la región, la edad media, migración, poder adquisitivo, concentración de la población, etc.

A continuación, expondremos los factores a analizar:

  • Edad media: Es importante saber la edad media que hay en la zona, ya que dependiendo de esta podremos tener información muy importante, como las expectativas de natalidad o mortalidad de la zona, y con ello el futuro de la zona. Si es un barrio joven, con una población mayoritaria de 25-35 años podremos prever un aumento de la natalidad de la zona y por lo tanto enfocaremos el negocio a servicios destinados a gente joven o recién nacidos (una clínica de pediatría, ecografías 4d, centros de ocio para menores, guarderías, etc.)
  • Poder adquisitivo: Teniendo en cuenta la renta media de la población en la zona de influencia podremos ver que negocios son los más indicados, ya que en barrios de alto poder adquisitivo se tiende a tickets medios de compra muchos más altos que en zonas de un poder adquisitivo bajo, en los que se tiende a un ticket bajo para estar al alcance de todo el público de la zona.
  • Población: Para este análisis hay que tener en cuenta el porcentaje de gente por cada 1000 habitantes que tienden a consumir el producto que vamos a ofertar y teniendo en cuenta el ticket medio podemos averiguar la población mínima necesaria para que el negocio sea rentable. En zonas de poca población suelen ser negocios “de barrio”, en los que se ofertan bienes indispensables para nuestro día a día, como pueden ser supermercados, carnicerías, pescaderías, etc.
  • Concentración demográfica: Después de analizar la población de la zona tenemos que ver el grado de concentración de esta. Por ejemplo, en zonas de alta concentración de población, con calles en las que transiten mucha gente a pie por hora, tenderemos a montar negocios que funciones por impulso (tiendas de oportunidades, panaderías a granel, heladerías, etc.), suelen ser negocios con tickets medios bajos y que no venden productos de primera necesidad, se puede vivir bien sin necesidad de consumirlos.
  • Migración: Es importante saber el porcentaje de población que es residente de la zona y cual no. De esta segunda saber si es por ocio (zonas costeras o centros comerciales) o es por trabajo. Por ejemplo, si la zona tiene una población residente aceptable y además una alta tasa de migración de trabajadores diaria, será recomendable abrir negocios de restauración, ya que tendremos clientela en las comidas a lo largo de la semana gracias a estos flujos diarios de migración, y los fines de semana con la población residente.
  • Clima: Es importante saber el clima de la zona, ya que en zonas con altas precipitaciones el tráfico peatonal es mucho menor que en las zonas con una climatología favorable, por lo que el negocio a elegir, la oferta de productos a desarrollar y donde situarlo será totalmente diferente.

Después de este análisis podremos hacernos una idea de qué tipo de negocios entran dentro de las opciones rentables de nuestra zona. A partir de ahí analizaremos otros aspectos, una vez elegidos los sectores en los que queremos emprender, como pueden ser la competencia de la zona, el precio de la franquicia, la red existente, rentabilidad de la franquicia, etc.

Seguir estos pasos no te asegura la correcta elección del negocio, ya que para ello están los asesoramientos personalizados, pero si ayuda a tener más opciones de dar con la tecla correcta.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

Aspectos demográficos a la hora de elegir una franquicia