Blog

¿Cómo financiar mi inversión?

Fernando Ruiz, Director de Proyectos de mundoFranquicia

No solo es bueno conseguir la financiación sino también buscar que producto bancario es el que más se adapta a nuestras necesidades

Una vez que hemos elegido el sector donde queremos desarrollar la actividad y tenemos claro la franquicia, el siguiente paso que nos encontramos es buscar la financiación para poder acometer la inversión inicial y la tesorería suficiente para la puesta en marcha en los primeros meses de actividad del negocio.

Los datos de inversión inicial, tesorería, rentabilidad, retorno inversión…, nos los han debido facilitar la central franquiciadora mediante la realización de unos planes financieros con proyecciones a un mínimo de 5 años, el cual se realiza teniendo en cuenta las principales variables y nos va a decir que capital debemos disponer para montar la franquicia.

Otra pregunta bastante frecuente es que parte de la inversión deberíamos financiar con recursos propios y que parte con financiación externa. En este aspecto no hay nada definido, al empezar un negocio es importante no endeudarse por encima de tus capacidades ya que normalmente los gastos iniciales suelen ser mayores de lo previsto y el negocio suele tardar un tiempo en arrancar.

A la hora de pedir financiación, aconsejamos  no  financiar más del 50% – 60% de la inversión con financiación externa. Las entidades de crédito pueden llegar incluso hasta el 80% de la inversión si contamos con un proyecto bien analizado y que transmita garantías.

Todo lo comentado no solo nos va a ayudar a conseguir la financiación deseada sino también muy importante conseguir buenas condiciones. No solo es bueno conseguir la financiación sino también buscar que producto bancario es el que más se adapta a nuestras necesidades.

Otro punto a tener en cuenta además del interés, son las garantías que nos va a pedir la entidad para darnos la financiación, es fundamental minimizar el riesgo e intentar reducir al mínimo posible las garantías personales, de tal manera que si por el motivo que fuese el negocio no terminase de arrancar, salgamos de la mejor manera posible y se vea lo menos  afectado nuestro patrimonio personal.

Muchas franquicias cuentan con acuerdos con entidades bancarias, las cuales conocen perfectamente el negocio y esto les permite poder ofrecerles a sus franquiciados unas condiciones preferenciales

Desde unos años para acá, son muchas las entidades de crédito que han habilitado líneas de financiación exclusivamente para franquicias, las cuales están encantadas ya que estás le ofrecen unas garantías que no le pueden aportar otros negocios que van por libres.

Aconsejamos antes de firmar con ninguna entidad, ver cuáles son los productos de financiación que mejor se adaptan a nuestras necesidades y analizar varias alternativas, para finalmente elegir aquella que nos ofrezca las mejores condiciones.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

¿Cómo financiar mi inversión?