Blog

5 variables a la hora de analizar un plan de negocio

Joaquín González, Consultor Ejecutivo de mundoFranquicia

Siempre que queremos abrir nuestro negocio, además de valorar el sector y otros factores cualitativos, siempre nos apoyamos en un plan de negocio

Siempre que queremos abrir nuestro negocio, además de valorar el sector y otros factores cualitativos, siempre nos apoyamos en un plan de negocio para hacernos una idea de los costes y los ingresos que puede arrojar el negocio a lo largo del tiempo y que tendremos muy en cuenta (a veces incluso demasiado) a la hora de tomar decisiones.

Por este motivo tenemos que prestar especial atención a una serie de variables que comentaremos a continuación:

  1. Inversión inicial y periodo de recuperación (PAYBACK): se trata de cuanto capital debemos disponer para arrancar el negocio y de cuánto tiempo transcurrirá hasta que los beneficios cubran dicha cantidad. Se trata de un buen indicador y además resulta muy fácil de calcular pero nunca debemos considerarlo determinante.
  2. Fondo de maniobra: nos da información acerca de la solvencia de la empresa, es decir, su capacidad de hacer frente a las obligaciones financieras en un plazo inmediato. Se calcula restando el pasivo corriente del activo corriente y nos dice cuáles son las necesidades de caja que podemos tener, muy importante durante los inicios de la actividad cuando podemos encontrarnos con los mayores descuadres.
  3. Estructura de costes fijos: los principales costes fijos en todo negocio son la renta del local y las nóminas de sus trabajadores. En función del sector que estemos analizando, las proporciones nos variarán una a favor de la otra y viceversa. Hay sectores que son más intensivos en capital humano y por tanto la tasa de esfuerzo (porcentaje del alquiler respecto a la facturación) es menor, el ejemplo más claro es la restauración. Otros sectores que no requieren estructuras de personal tan amplias pueden permitirse alquileres que supongan un porcentaje mayor de su facturación.
  4. Márgenes: nuestro margen comercial determinará en gran medida la rentabilidad y por tanto la capacidad de generar beneficios de nuestro negocio. Todos sabemos que rentabilidad y riesgo van siempre de la mano, por este motivo no rechacemos de forma automática negocios con poco margen ya que puede que se trate de negocios con facturaciones muy seguras y estables a lo largo del tiempo.
  5. Proyección de ingresos, margen de seguridad y porcentaje de ventas para equilibrio: siempre debemos preguntarnos como se han realizado las estimaciones de los ingresos y si están basadas en históricos sólidos y recurrentes. También tenemos que fijarnos siempre en los crecimientos de ventas esperados de un año a otro y ver que se trate de magnitudes razonables. El porcentaje de ventas para equilibrio no es más que la cantidad de ventas que tenemos que alcanzar para no perder dinero y el margen de seguridad es su contrapartida. Estos datos resultan muy útiles a la hora de juzgar la prudencia y la factibilidad de las cifras de ventas esperadas.

Espero que les haya resultado útil el artículo y aprovecho para desearles unas ¡Felices Fiestas!

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

5 variables a la hora de analizar un plan de negocio