Blog

Pasos a seguir por el emprendedor para elegir una franquicia

Pablo Gutiérrez Porcuna, Socio Director General de Operaciones de mundoFranquicia

Todo emprendedor que quiera desarrollar su propio negocio debe analizar como alternativa su desarrollo a través del sistema de franquicia.

Así, si la elección de la franquicia es la correcta, le permitirá minimizar el riesgo al contar con un modelo de negocio de éxito probado en el mercado – marca, producto, gestión, etc.-  y con una estructura central para darle soporte en los aspectos básicos del negocio: producto, gestión, recursos humanos, políticas de marketing, etc.

Pero, ¿qué debe tener en cuenta el emprendedor para elegir una franquicia?

Lo primero que se debe analizar es si realmente se está preparado para ser emprendedor o no. Porque no todo el mundo está preparado y ser franquiciado es ser emprendedor. Esto significa un esfuerzo muy importante, tanto económico como humano, al que hay que hacer frente. No nos podemos dejar llevar por “cantos de sirena” en los que la actividad presenta una rentabilidad muy alta desde el primer mes de trabajo o donde el esfuerzo es muy limitado. Ojalá así sea, pero sabemos que normalmente los negocios necesitan su tiempo de maduración y dedicación plena y en franquicia no es menos.

Una vez se tiene claro que se quiere ser emprendedor se deberán estudiar las particularidades del sistema de franquicia, analizando las ventajas y derechos pero también las obligaciones, tanto financieras como no financieras, que dicho sistema presenta.

No todos los emprendedores son válidos para trabajar bajo el paraguas de la franquicia, ya que además de las características propias de todo emprendedor como son: liderazgo, capacidad financiera, disciplina empresarial, experiencia profesional, perseverancia, automotivación, capacidad de sacrificio, perseverancia, etc., deberá contar con tres requisitos adicionales: sentido de red, fidelidad y capacidad de trabajar en grupo.

Realizada la autoevaluación de forma satisfactoria se deberá elegir el modelo de negocio. Y aquí es donde está la clave del éxito. Deberán ser modelos de negocio que nos gusten, que nos sintamos identificados y en los que podamos desarrollarnos con pasión, siempre verificando que el sector se encuentra en fase de crecimiento y que existe una demanda suficiente en la zona donde nos queramos situar.

Elegidos el modelo o modelos estudiaremos las distintas cadenas que operan en el mercado. Entre otros aspectos es importante tener en cuenta: Identificación del franquiciador, sector de actividad, contenido y características de la franquicia y su explotación, estructura y extensión de la red y características esenciales del acuerdo de franquicia.

Revisada toda la información, será de vital importancia realizar una planificación financiera del negocio en base a la experiencia del franquiciador y de las unidades abiertas, para de este modo evitar problemas de liquidez a medio plazo. Dicha planificación financiera se ajustará una vez seleccionado el local – en el caso que sea necesario -, ya que juega un papel muy importante tanto en inversión – adecuación de local – como en coste – alquiler mensual -.

Por último, recomendamos comunicarse con los franquiciados de la red objeto de estudio, ya que éstos le darán información de primera mano sobre el funcionamiento de la cadena en cuestión.

Así mismo, la revisión de la información con agentes del sistema (asociaciones, consultoras, abogados, etc.) será de gran utilidad a la hora de tomar la decisión final.

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

Pasos a seguir por el emprendedor para elegir una franquicia