Blog

¿Cómo elegir un negocio a tu medida?

José Joaquín González, consultor ejecutivo de mundoFranquicia

Cuando nos enfrentamos a la decisión de emprender nos vienen a la cabeza un sinfín de preguntas, principalmente relativas a la incertidumbre de si tendremos éxito o no tendremos éxito con nuestro negocio. Teniendo en cuenta que todo negocio requiere dedicación por parte de los socios implicados, os invito a todos aquellos que os estáis planteando abrir un negocio a realizar una reflexión diferente; ¿Qué tipo de negocio soy capaz de explotar, sacar una buena rentabilidad y hacer que perdure en el tiempo? Es decir, ¿Cuál es el negocio a mi medida?

En todo momento debemos ser conscientes de cuáles son nuestras posibilidades y nuestras limitaciones, esto podría aplicarse a casi todos los ámbitos de la vida, y cuando tomamos la decisión de emprender también. Basándonos en nuestra experiencia profesional, en nuestros conocimientos, en el capital disponible, en nuestras virtudes y defectos como personas y en el sentido común (el menos común de los sentidos), tomaremos un rumbo u otro.

Me gustaría concretar con algunos ejemplos para que los lectores entiendan bien a que me refiero. El sector de la restauración es muy popular y atractivo por los márgenes que ofrece pero requiere de una estructura de personal muy intensa, por tanto si no somos buenos gestores de equipos ni somos buenos motivadores acabaremos ofreciendo un servicio mediocre, lo que repercutirá directamente y se verá reflejado en la cifra de ventas.

En el caso de que nos guste el sector de la moda, lo primero que debemos pensar es en que nicho de mercado queremos posicionarnos. Seguramente el segmento más popular y también el más saturado sea el de moda de mujer, pero existen otros con buenas expectativas de crecimiento como pueden ser el de complementos, lencería, caballero e incluso infantil. Como en todo negocio de cara al público, debemos encontrarnos a gusto tratando con los clientes, cuidar nuestra presencia y tener cierta sensibilidad con el mundo de la moda.

El sector servicios ofrece una gran variedad de oportunidades muy interesantes, ya que en la mayoría de los casos no se requiere un local físico y por tanto la inversión y los riesgos se reducen notablemente. El franquiciado toma la figura de delegado comercial dentro de un área de exclusividad y su labor será la de captación de clientes dentro de dicha zona. Es importante tener un perfil claramente comercial, tener experiencia previa en negociación y saber cómo conducir al cliente de cara al cierre de operaciones. Si hablásemos del sector de la enseñanza, sería fundamental contar con una experiencia docente previa y una fuerte vocación como profesor, de manera que disfrutemos con nuestro trabajo, se lo transmitamos así a nuestros alumnos y podamos fidelizar el mayor número de ellos.

Espero que este artículo les haya sido de ayuda y no suponga más quebraderos de cabeza. Al final, la idea es hacer un ejercicio de auto-análisis y a partir de ahí elegir un modelo de negocio que nos complemente como trabajadores y como personas. Las sinergias vendrán solas, y con esfuerzo y dedicación no hay motivos para pensar que un modelo que es rentable no lo sacaremos adelante. Si no se habían planteado las cosas de esta manera les invito a que lo hagan, no se precipiten en la elección del negocio ni del local, ¡mucho ánimo, valor y al toro!

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

¿Cómo elegir un negocio a tu medida?