Blog

¿Qué aporta la formación a las empresas?

Gonzalo Burgos, Director de Formación y Director del Master en Gestión y Dirección de Franquicias de mundoFranquicia 

Crea la oportunidad para mejorar y avanzar. Así de sencillo

Sin cultura, las empresas no pueden desarrollarse porque no hay capacidad de innovación, no hay posibilidad de superar a la competencia, no se crean expectativas, convertimos nuestro trabajo en una rutina porque nada podemos aportar de novedad en él, no estamos satisfechos con nosotros mismos y el miedo a equivocarnos ampliará las posibilidades de hacerlo, creeremos que no podremos conseguir nuestras metas y haremos que ¡efectivamente! se haga verdad y no lo lograremos…

Es cierto que muchos departamentos de RRHH reconocen que la formación aumenta la posibilidad de que los empleados se vayan y encuentren mejores trabajos, sí, es verdad… pero, como decía Henry Ford, fundador de la empresa automovilística Ford, hay una cosa peor en las empresa que formar a la gente y que se vayan… no formarlos y que se queden.

A los empleados hay que formarlos para que se puedan ir, para que aumente su caché en el mercado, para que piensen con la autonomía de sus miedos, para convertirlos en analistas de sus trabajos y descubrirles sus audacias productivas, sus habilidades estratégicas…sí, es verdad, formarlos para que se vayan no suena bien, pero ahora viene la segunda parte… ¡motivarlos para que se queden! Valore su participación, fórmelos, deles territorio sin explorar y déjeles que se equivoquen, muchas grandes empresas sufrieron enormes debacles en sus sectores por decisiones que habían sido tomadas por grandes hombres de negocios, con grandes y sutiles formaciones, pero no les importó equivocarse y su propia capacidad de reacción y sus dominio sobre lo que dirigían les permitió levantarse de sus crisis.

¿Se nos ha olvidado que Walt Disney se enfrentó a una seria crisis de liquidez en 1939 y otra a principios de 1980 y estuvo a punto de desaparecer del mercado americano? ¿Ya no nos acordamos que nada más y nada menos que la Boeing Co. después de varias crisis, en 1970 tuvo que despedir a ¡70.000 trabajadores!… en 1990 las acciones de Hewlett Packard bajaron por debajo de su valor nominal… IBM Corp. estuvo al borde de la quiebra en 1914, después en 1921 y de nuevo en 1990… se nos ha olvidado que Ford Motor Co. anunció una de las mayores quiebras en la historia empresarial estadounidense… esto de dirigir y gobernar empresas, señores, ¡no es nada fácil!, decidir en un momento determinado sobre lo que es o no conveniente para una empresa, ¡no es nada fácil!, no lo es estando formado… imagínese la calidad de las decisiones y el coste que supone para la estrategia, e incluso para el futuro de las empresas, hacerlo en las profundidades de la ignorancia…. ¡eso sí que puede ser caro!

La formación es la única herramienta al alcance de la mano de las direcciones de las empresas que le permitirán destacarse en un corto plazo de tiempo de sus competidores. La formación será el único instrumento que aportará la calidad necesaria para mantenerse en el mercado actual, en un mercado azotado por una insostenible guerra de precios con origen en los países del BRIC (Brasil, Rusia, India y China) donde los bajos precios salariales compiten ferozmente con las calidades de fabricación en países occidentales.

Internet ha cambiado el perfil de los consumidores del mundo entero que pueden recibir formación e información de cualquier tema que propongan, a cualquier hora del día y cualquier país del mundo… ¿Sabéis que significa esto? Que para vender, necesitamos formar a nuestras plantillas, que nuestros empleados sepan, al menos, tanto como nuestros clientes. Esa actitud comercialmente pasiva que existía en los consumidores ha sido sustituida por un enriquecimiento intelectual sin límites convirtiendo a los consumidores en clientes activos y ello nos obliga a darles a nuestros empleados una formación adecuada en profundidad y en el tiempo, formación que nos permitirá seguir dialogando correctamente con nuestros consumidores.

La Franquicia lo sabe y lo practica con sus franquiciados a los que forma y transmite todos los avances sectoriales necesarios para desarrollar correctamente su oferta comercial y nosotros, las consultoras, sabemos que cualquier proyecto de expansión sin la adecuada atención formativa en la mayor parte de sus áreas de ventas, operacionales, marketing y recursos humanos son proyectos que se desarrollaran con grandes dificultades de penetración en mercados tecnológicamente avanzados donde pretenden asentarse, en sociedades instruidas y con consumidores informados.

Nuestro departamento de formación, con reciente actualización con la incorporación de personal cualificado, está a disposición de nuestros clientes para hacerlos competitivos, líderes de sus sectores y conquistadores de los nuevos consumidores. ¡Compruébelo e incorpórese a nuestros planes de formación con mundoFranquicia!

¿Te ha gustado el contenido? Valóralo y compártelo

¿Qué aporta la formación a las empresas?