Actualidad

AMG Piojillos apuesta por la franquicia para su expansión en el territorio nacional

mundofranquicia piojillos enseña

AMG Piojillos, la enseña especializada en solución natural para acabar con los piojos y las liendres, ha comenzado sus planes de expansión por medio del sistema de franquicias con una previsión de crecimiento de 10 aperturas a medio plazo.

Este ambicioso plan que pretende ampliarse su red, busca salir de Cataluña para dar a conocer su modelo de negocio en todo el territorio nacional. La enseña prevé sumar a los dos centros que actualmente tiene en la provincia de Barcelona, cuatro locales antes de que termine el año.

Actualmente, cuenta con dos centros operativos en la provincia de Barcelona, uno propio y otro en sistema de franquicia. Para poner en funcionamiento un centro AMG Piojillos, se requiere una inversión inicial aproximada de 8.900 euros, para locales de entre 45 y 60 metros cuadrados, en poblaciones con más de 30.000 habitantes.

AMG Piojillos, respaldado por el éxito de sus dos centros ha conseguido ayudar a las familias a solucionar el molesto problema de los piojos. La enseña pretende consolidarse y posicionarse como un lugar de referencia en el sector, gracias a su trato personalizado y familiar, con procesos de gestión muy optimizados y un alto nivel de fidelización gracias a la absoluta orientación hacia la satisfacción de los clientes.

La enseña cuenta con un método 100% natural alejado del uso de pesticidas y productos químicos nada beneficiosos para los niños, el cual protege el medio ambiente. Este novedoso tratamiento sustituye a aquellos productos farmacéuticos con escasa eficacia que además dañan el cuero cabelludo.

El tratamiento se compone de tres fases centradas, en primer lugar en dividir el pelo en seis partes y aspirar con el sistema de aspirador de vacío Licesnatcher diseñado especialmente para esto. El segundo paso es introducir las liendreras profesionales por todo el pelo, y por último gracias a unas lupas de alta graduación se realiza un examen minucioso para cerciorarse de que el problema ha quedado resuelto.

¿Te ha gustado? Compártelo